VADIK BARRON

CANTAUTOR 

01. Agua 
02. La Arena 
03. Charco 
04. Komorebi 
05. Vitoria  
06. Milagro  
07. Mozambique 
08. Fe de erratas 
09. Bálsamo
10. El Carnaval  
11. Marina San Antonio
12. Ternura 

Letra y música: Vadik Barrón
Produccion musical: Álvaro Montenegro 
Arreglos:  Álvaro Montenegro y Vadik Barrón
Arreglos de Brasses y Cuerdas: Álvaro Montenegro

Grabación y mezcla:  Álvaro Montenegro en estudio de Jiyawa Música
Mastering: Marcelo Navía en Lado B
Arte y diseño gráfico: Marco Tóxico.
La Paz, Bolivia, 2016

Agua

Con el ayer al sol
y el aire de mañana
con la luz del amor
templando la ventana
agua que brilla
agua que brota
agua en las tres paredes de una pelota.

Yo no nací ayer
renaceré mañana
va a caer pared
que hoy día nos separa
agua que es vida 
que no se compra
agua que no es burbuja de una gaseosa.

Agua, abriendo puertas 
agua, ablandando arena
agua, a ciencia cierta
agua, la verdadera.

Me acostumbré a morir
un poco cada día
y el sentido común
parece una utopía
agua que ruge 
en tus entrañas
agua que se deshiela
agua con que bañas.

Agua, abriendo puertas 
agua, ablandando arena
agua, a ciencia cierta
agua, la verdadera.

Agua para vos para mi
Agua, que se acerca el fin


La arena

Despiertas y sales
a los arenales
te besa el sol 
y te viste el viento.
Te veo, te sigo
me sueño contigo
me dices me gustas más
como amigo.

La luna que va
hacia el litoral
la mano que da
la carta astral.

Extraño las cosas que nunca perdí
las vidas ajenas
me quedan secuelas y hasta cicatriz
pero no la pena.
Y la echo de menos sin saber quien es
la que me atormenta
no tengo muy claro dónde van mis pies
la senda se inventa.

Se mueve la arena
mil nueve noventa
la mano tranquila
la mente violenta.
Se pierde el tiempo
la radio, el silencio
primero existo
y muy luego pienso.

La nave espacial
la cándida voz
sistema solar
la vida de a dos.

Extraño las cosas que nunca perdí...

La luna que va
hacia el litoral
la mano que da
la carta astral.

Extraño las cosas que nunca perdí...


Charco

Cuando presto atención 
un momento
escucho una canción
en el viento. 
¿Quedará o girará
en los cerezos
tendrá luz, morirá
con un verso? 

Y un rumor de voces, risas, pasos
suben, van
por la escalera
al parque astral.
Los cuerpos llenos de música
por resonar
en la frontera
del bien y el mal.

Van a hacer conmigo lo que quieran 
las melodías cancheras 
siempre rondan por ahí.
Cielo blanco, pestañas morenas,
montaña, selva y arena,
el vaivén no tiene fin visible.

La canción como un barco
se mece
me refleja como el “Charco”
de Escher.

El futuro de espejos
insomnes
queda lejos
y cambia de nombre.

Cantan la madera 
y el metal del corazón
cuando se mueran
seguirá el son.

Tengo dos antenas
que captan información
de las estrellas
al interior.

Dentro y fuera fulgen luminosas
echan luz sobre las cosas
que no siempre puedes ver.
Pero nada en la vida es pa’ tanto
no se compara mi canto 
con tus ojos que me ven posible.


Komorebi

Filtran las cortinas
luces que amalgaman
patio con cocina
aves que me llaman
a despertar.
Y entre las acacias
el sol se anticipa
el degradé da gracias
Ceci no es más pipa

Y sale a jugar  
en su nave espacial
que está hecha de cartón,
alfileres y arroz

Komorebi
agua de estelas altas.
Cómo te vi
eras vitral de algas.

Chillan las bisagras,
las nubes se imantan
contornan palabras
ladrillos y plantas
no paran de hablar.

El brillo del día
nos llena los huecos
aquí no hay tu tía
somos solo el eco

de la tempestad
que nos va a sepultar
cuando vuelva a pasar
la historia

Komorebi
agua de estelas altas.
Cómo te vi
eras vitral de algas.


Vitoria

Una canción, dos gardenias
tres agujas en la cabeza
cuatro caminos que empiezan
cinco latinos, seis cuerdas. 

Siete cielos que se alejan
ocho de las vecindades
nueve lunas de saudades
diez nubes sobre las tejas.

Cuenta que cuenta la historia
memorias como aguaceros.
Llueve que llueve en Vitoria
lluvia de unos y ceros.

Abecedarios que cuelgan
de consonantes puntudas
visiones sobre lecturas 
palabra escrita en la arena.

Tú te marchaste a encontrarte
volviste y ya no estabas
no habían puertas ni aldabas
ni aquí ni en ninguna parte.

Cuenta que cuenta la historia
memorias como aguaceros.
Llueve que llueve en Vitoria
lluvia de unos y ceros.


Milagro

Qué canción me ronda
que no soy el mismo
negras y redondas
caen al abismo.
Qué canción empaña
el cristal ausente
la luz que me baña
fulge diferente.

Qué canción gastada
hago nuevamente
hablando huevadas
engañando gente
Todo lo que diga 
podría ser broma
la vida es tu amiga
la dejas o la tomas.

Hay un milagro de sales
dulces lechos animales
la nación rompecabezas
la ilusión de las certezas
Los amigos comedidos 
con medida y con demencia
el cielo ya es competencia
de ángeles impedidos.

Qué canción emerge
de esta mala lengua
que el sol se sumerge
y la luna mengua.
El mundo no ampara
puede ser cruento
si no das la cara
te borrará el viento.


Mozambique 

La luz cancel
la espada en la pared
que refleja el mundo
tal y como no es.

Qué tiempo cruel
abarca contra jet
y un AK47 
en Mozambique.

Por donde vagaba el sol
cuando el polvo sepultó
las margaritas.
Déjame habitar aquí
poner en el punto en la i
con la que gritas.

Yo te vi ayer
hablando en la tv
con tu sonrisa
que mata a las mujeres.

Mañana al fin
se olvidarán de ti
y tú no sabrás
tu nombre ni quién eres.

Cambias de canal y stress
te da lo mismo Breaking Bad
que la guerra en Siria.
Si tienes un smartphone
ya no importa ser cabrón
no necesitas 
nada ni nadie

Me cansé de vivir en el culo de dios
¿de qué sirve ganar batallas
si la guerra es un film que no tiene final
y no se apagan las pantallas?


Fe de erratas 

Del cielo cae agua
y la lluvia hace crecer
la semilla y el tallo
hasta donde puedes ver,
talaron ese tronco
y la gubia con amor
regala una guitarra 
y por eso canto yo.
Madera.

La tierra da riqueza 
y le empiezan a crecer 
ciudades y banderas 
mil maneras de hacer 
abuelos fundan plazas 
llenan casas con amor 
mamá y papá se casan 
y por eso nazco yo. 
La tierra.

Pasan horizontes.
Gracias, buenas noches

Donde dice pantalla 
debería decir sol 
en la página trece 
dice penal pero es gol. 
No alcanzan fe de erratas 
para cambiar de color 
los días que se marchan 
nunca volverán a vos. 
Se alejan.

Pasan horizontes.
Gracias, buenas noches


Bálsamo

Cuando la nariz asome a la  verdad
cuando la lluvia se vuelva tempestad
voy a convertirme en polvo de ciudad
contigo en el centro del lugar.

Cuando el ruido no nos deje ni pensar
y tu ojo pierda el brillo natural
entoná muy fuerte y claro un dulce la
amigo
siempre puedes despegar.

Igual que el vuelo de la mariposa
un bálsamo que ilumine las cosas
todo es cuestión de aprender a jugar
hay ocultas voces en la fiebre y en el pan
te digo 
la noche es un animal.

Las murallas que se elevan en tu paz
inquilinas de peluca y antifaz
agonías en forma piramidal
y el hilo
que nos cose la maldad.

Alfileres que sujetan la ansiedad
la cabeza es una bomba atemporal
yo prefiero juntar voces y cantar
suavito
contra el lucro maquinal.

Igual que el vuelo de las mariposas
un bálsamo que ilumine las cosas
ya basta de vender  y de comprar
¿cuántas veces más el mundo se a va matar
solito?
esto tiene que parar.


El carnaval

Dónde vuelan globos que no vuelven más
se queman los focos del viejo zaguán.
dónde se despiden la cama y el pan 
por la San Felipe bajando están.

Y en los arenales tersos
se reescribe todo en verso
y las acompañan
sendas campanadas
de la catedral.

Cómo sopla el viento, parece correr
a su casamiento antes de las tres.
Tocan la Diablada en cualquier umbral
y asoman las alas de un Ángel rural.

La lengua de los viajantes
las matracas cortan aire, 
se afinan guitarras
en patios y plazas
de toda la ciudad.

Diablo, moreno
el cerro negro
de donde vengo,
toma mi mano
vamo’ bailando
no me detengo. 

No importa que yo esté lejos
de mi tierra y de mis viejos
de adentro me salen
estos carnavales
de la imaginación.

Diablo, moreno... 


Marina San Antonio

Octubre que comienza
con ganas y sin novio
la sangre en la cabeza
del pobre San Antonio.
Marina se engalana
y sale a dar batalla
pero hoy por hoy no halla
la luz en la ventana.

Tal vez no sea un tema de milagros
sino de cambiar posturas
para el santo makjurkado.
Marina lo cuelga de dos clavos
le hace mirar las alturas
y lo tiende de costado.

Una duda la aqueja
que San Antonio es poco
debe volverse loco
juntando a mil parejas.
Le haría falta un socio, 
un Robin, un Mendieta
que lleve la libreta
que cuide los negocios.

Y empezando por esa semana
va alternando compañía
al santo casamentero.
Pone a Elvis, y a René la Rana,
a la Mujer Maravilla
a Bart Simpson y hasta a Homero.

Y nada de nada en ríos y mares
nada de nada en la piel
nada que nada en las redes sociales
nada en su luz de mujer.

Van pasando los meses
y ya ni el sol la toca
cree que se volvió loca
hablando a las paredes.

Y un buen día le pica
una nueva idea
tal vez la cosa sea
que el santo tenga chica.

Elije la mejor de sus barbies
le deja poquita ropa
muestra piel pero no tanto.
San Antonio susurra: oye mami
la cosa va viento en popa
debajo de su azul manto.

Pero a principios de año
muñeca y santo huyen
la nieve se diluye
Marina ya es un huayño.
El mundo se le acaba
lo mira de la altura
abre en par la ventana
y camina segura

Y en ese instante suena el timbre
un cartero está en la puerta
llegó una postal de Padua.
Lo que es la vida y su urdimbre
alza la vista y encuentra
ojos claros como el agua.

Y nada que nada por ríos y mares
nada que nada con él
nada que ver en las redes sociales
nada en su luz de mujer.

Ternura

Para decir paciencia
tan solo nombro la luna
para entender cadencias
me abrazo a tu cintura.

Me recetaron cientos 
de medicamentos
pero solo cura
el río de tus besos,
tu bálsamo de ternura.

Para aprender el mundo
me dieron las coordenadas
pero perdí mi rumbo
entre tanto cuento de hadas.

Y en medio de los gritos,
del te necesito y de las imposturas
siempre brilló la estrella
bella de la ternura.

Arena de los desiertos
frutos del árbol del tiempo
la jungla y su espesura
no pueden con la ternura.

Yo persigo tus pasos
entre tormentas y calmas
que van tendiendo lazos
entre el cuerpo y el alma.

La paz de las montañas
el agua en que bañas
verbo y travesura
abren puertas y ventanas
al viento de la ternura.

Lo que nace del cariño
no se lava con la lluvia.

El amor que es verdadero 
siempre permanece entero.
Y la vida se renueva cada día, 
cada enero.
“Hubo un tiempo en que fue hermoso 
y fui libre de verdad”. *

“Besos, ternura, qué derroche 
de amor cuánta locura.” **
 
El beso y el pensamiento 
se cuecen a fuego lento
y que siga el movimiento 
el vaivén del mar y viento. 
Yo te canto lo que siento
si no existe me lo invento 
hay que vivir el momento 
o morir en el intento.
Venimos de todas partes 
a cantarle al agua buena 
a juntar manos y artes 
a olvidarnos de la pena 


* fragmento de “Canción para mi muerte” de Charly García
** fragmento de “Derroche” de Manuel Jiménez-Ramón Sánchez