VADIK BARRON

CANTAUTOR 

DVD Tragaluz

01. Venado 
02. Tragaluz 
03. Autobahn 
04. Las Antenas
05. Mary Posa 
06. El Tata 
07. Sunday 
08. La Hora de la Estrella 
09. Un Juego 
10. Alalay 

Letra y música, guitarra y voz de todas las canciones: Vadik Barrón 
Invitados: Gabo Guzmán, guitarra en El Tata y Álvaro Barrón, guitarra en La Hora de la Estrella. 

Grabado y filmado en el Teatro de Cámara de La Paz, Bolivia, en abril del 2014. 
Grabación de audio: Joe Salinas (Elektra Records). 
Mezcla, master y postproducción de audio: Bernarda Villagómez en Estudios Pro Audio S.R.L. 

En el audio se escuchan fragmentos del proyecto Paisajes Sonoros Bolivia. 

Cámaras: Miguel Valverde, Juan Manuel Rada,  Karen Brigido,  Abraham Tarqui, Rodrigo Rodríguez 
Tomas adicionales: Daniel Suárez
Producción: Rodrigo Rodríguez y Naymé Bustillos 
Dirección, edición y postproducción de imagen: Daniel Suarez 
Post-producción El Tata: Marco Sánchez 

© Foko Films 2016 
© Parque Astral Discos 2016 
© Editorial 3600 2016


Venado

Somos jardineros del papel
palabras como azar o remanso
giran en la lupa de aprender
giran sin saber que están girando.

Matan al locoto en el batán
y al loco lo matan por ser tan centrado

Hay un venado que corre en mi
en mis verdes prados sin adoquín

No conozco bien la fauna de mi abismo
soy yo mismo
alado
animado
animalado.

Capitán de chocolate express
máscara de senderos cruzados
haz tus oraciones en inglés
delira con un puerto boliviano. 

Matan al loco en el batán...


Autobahn

Búscame en el aire 
de las jardineras 
abre los estambres
sube la escalera

Pasan las ciudades
ríos circulares 
suenan tan iguales 
en la autobahn.


En los camisones 
de Sofía Carlota
duermen las naciones
pero no se nota

Cielos maquinales
barrios marginales
se ven tan iguales
en la autobahn.


Las antenas

Desde un ángulo impracticable
van lloviendo mariposas
que se posan en un cable.

La altivez de las antenas 
coquetea con las nubes
y una nena baja y sube

En ascensor
al borde del abismo.
Era un flor
pero ya no es lo mismo.


Mary Posa

Mary posa sus dos alas
como si fueran dos pies
Mary se pronuncia meri
pero no sabe inglés
apenas recuerda
su llave y su Andrés. 

Andrés era un pobre diablo
que confiaba mucho en dios
a los veinticuatro años
un tren lo partió en dos.
Dos años de llanto
y no tanto dolor.

Le dijeron “hazte hermana” 
pero ella quería ayudar 
pronto soltó las amarras
y se puso a trabajar
cuidando, limpiando 
lo que hicieran mal.

No sobraban alegrías
ni dinero en la pensión
enfermeros y mesías
Juana de Arco en camisón.
Quiero ver el día 
me guía tu amor. 

La luz que atraviesa el agua
la ventana  y la ciudad
es la misma que acompaña
mis pasos al caminar
la tierra nos mezcla, 
vos yesca y yo más.

Mary posa sus dos alas
como si fueran dos pies
Mary se pronuncia meri
pero no sabe inglés
Las penas se alejan 
apenas la ves. 


El Tata

Dónde nomás estarán 
Las golondrinas del campo
La bicicleta, el pajar
su vagoneta del Waldo.
La chicha vuelve a atacar
con sus banderas veloces
te he traído una canción
la dejé ya no se dónde
frente a la casa del este
el de gorra celeste
lo he hecho derramar.

Dónde nomás estará
Mi cassette de los maroyu
Yo que quería bailar
Y ya aprendí a decir i love you.
Solo me queda esperar
Que vuelvas o que enviudes
Voy a comprarme un bar
eso mi amor no lo dudes,
Con borrachos y saludes
Mesas y ataúdes
Pa’ hacerse enterrar.


Sunday

The dawn is on and the new day looks like 
a former reincarnation.

Don’t you like having sit with me and have 
a little conversation?

All the birds are singing in the outside 
why don´t we go to see them

a Sunday morning has this mystic side,
the sensation of succeeding.

One, two three, four. There is one too much trees for 
an imaginary forest.

The other days of week feel like we are
living in a contest.

All the clouds are prancing in the sky
like pilgrims of the ages.

Books are here to teach us how to lie,
but we just filled the pages.

Or maybe it’s just Sunday
Just another Sunday.


La hora de la estrella 

Tenemos historias por contar 
fuego en la memoria que no se haga vicio 
cuando no haya nadie en el umbral
que separa lo esencial del ejercicio 

Y si me terminas por dejar
terminante  o intermitentemente
quedarán inviernos por contar
quedará algo de bueno entre la gente.

Hace frío afuera 
donde estoy si no dejo huella 
permanece entera
la ilusión, la hora de la estrella.

Aún no llegamos a París
las ciudades transmutan en crueles hordas,
sigo ojeando el libro de Clarice
estos años no fueron de vacas gordas.

Hace frío afuera
dónde estoy si no dejo huella
continua entera
la ilusión, la hora de la estrella.


Un juego 

En esta quietud tan parecida a la anemia 
no hay nada que hacer excepto tapar el sol
con un dedo, con dos dedos 
como un juego de visión.

En tu soledad de discotecas andantes
te aburres de todo, entonces piensas en mí
con un dedo, con dos dedos
como un juego del amor.

Nunca sabes si es juego o jugador. 

En esas cabezas de pancartas virtuales
la frente vacía se podría medir
con un dedo, con dos dedos
como un juego del dolor.

Desde pantallitas que cuestan medio sueldo
miramos el cielo sin poderlo tocar
con un dedo, con dos dedos
como un juego simulador.

Nunca sabes si es juego o jugador.


Alalay

Cada día cruzo un puente a la realidad
todo el viento que das vuelve en forma de huracán
a veces no entiendo qué pasa conmigo 
ni con los demás
y otras me acerco, te abrazo y te digo:
Levántate en paz.

Sortijas de fantasía, amor de verdad
si te fijas hay poesía en la densidad.
No todo salió como tú lo querías pero es lo que hay
toda esa maldad es la que contamina laguna Alalay.

Quiero estar en un film para siempre
ser el actor y el ojo que observe.